Errores filosóficos con los que convivimos

David Hume (1711 -1776)

Continuando con la serie sobre errores filosóficos, que naciera extrañamente, mientras vagabundeaba por la miríada de razones que los representantes del gobierno y oficialistas traen a colación para justificar sus acciones, seguimos con varios aspectos de las objeciones de Hume a que la filosofía moral sea considerada como conocimiento genuino.

En su Tratado sobre la Naturaleza Humana, David Hume (siglo XVIII) señala que, en sus lecturas de trabajos que tratan sobre las cuestiones de la moralidad, le sorprende encontrar que sus autores, frecuentemente pasan de decir lo que es y no es la realidad, a decir lo que se debe y lo que no se debe hacer en lo que respecta a la conducta de la vida humana.

Es bueno detenerse aquí, para explicar este punto que a mi juicio es importante, pues Hume parece no estar del todo incorrecto. Al llamar la atención a las diferencias de los enunciados descriptivos (como los que se hacen en la ciencia en general al referirse al Universo) y los enunciados prescriptivos (aquellos que hacen aserciones sobre lo que debe o no hacerse), Hume analiza correctamente que los primeros no pueden proveernos de bases firmes y convincentes que nos lleven a alcanzar conclusiones consistentes del ultimo tipo de declaraciones. En otras palabras, una conclusión prescriptiva no puede ser extraída de forma valida, de premisas que son enteramente descriptivas.

Si Hume tiene razón en esto ultimo, ¿existe alguna manera de justificar a la filosofía moral como un conocimiento objetivo? La respuesta es si, encontrando una manera de combinar una premisa prescriptiva con una descriptiva como la base de nuestro razonamiento para alcanzar una conclusión y la cual me encomiendo de nuevo bosquejar en algún post futuro.

Por su parte, Hume nunca encontró la manera de resolver el problema, y debido a esa falla, el es responsable del escepticismo acerca de la verdad objetiva de la filosofía moral tan en boga en estos tiempos que corren. A este escepticismo se le conoce como el nombre de ética no cognitiva, donde la ética no representa una forma de conocimiento y el lenguaje ético no es descriptivo; tal y como Bertrand Russell dijese alguna vez: La ética es el arte de recomendar a otros, lo que deben hacer para llevarse bien con nosotros.

En fin, lo que comenzó como un vagabundeo motivado por las locuras de una clase política más bien con tonos francamente surrealistas, va tomando forma en algo que puede arrojar alguna luz sobre los errores filosóficos con los cuales a veces convivimos sin saber.

Technorati : , , ,

One Response to Errores filosóficos con los que convivimos

  1. Carlos Larrasecas says:

    Siempre pense que Kant tenia la ultima palabra en etica, pero me equivoco. Muy interesante, esperaremos ese nuevo articulo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: