Cavilaciones sobre la justicia

Al romper el alba, en esos momentos cuando nuestra conciencia clarea, se plantea uno cuestiones tales como: ¿Existe la justicia?, ¿Cuáles son las condiciones bajos las cuales esta actúa? La experiencia personal aporta a la contestación en dos niveles: uno absoluto y el otro relativo.

Desde la perspectiva de lo absoluto, la justicia es un concepto abstracto, es un ideal más que una realidad. Es la proyección de ciertos deseos que el hombre clasifica como elevados y conlleva la aceptación de la existencia de una filosofía moral derivada del conocimiento cabal de la realidad.

En el plano relativo, la justicia es solo el producto de la volición de ciertos individuos (jueces, personas encargadas de impartir justicia, personas con poder político y económico), quienes, dependiendo de sus valores y creencias, pueden ayudar a facilitar la imposición de la justicia abstracta. Cabe remarcar que, en condiciones en donde la corrupción es cotidiana o en otras palabras no existe una moral basada en valores de cierta elevación, la justicia no puede alcanzarse sin el uso de métodos pragmáticos que algunas veces pueden rebasar los limites de la moral imperante.

Se hace inteligible aquí, que para que haya justicia debe existir primero una organización social que pueda ser transgredida, luego, un concepto abstracto que sea venerado como una aspiración ideal, y finalmente individuos para quienes el concepto abstracto antes mencionado, tenga relevancia en su visión del mundo. Además, estos individuos deben poseer influencia y poder para ser capaces de manejar pragmáticamente la realidad social en la que se mueven. Preguntemos de nuevo:

¿Existe la justicia?, la respuesta es si, es un concepto abstracto, es un ideal humano.

¿Cuáles son las condiciones para imponer justicia? Que los intereses de quienes se encargan de repartirla, se alineen con el concepto abstracto que se tiene de la misma, y que a la vez, dichos individuos posean el poder e influencia en la sociedad para asegurarse que se hace justicia.

¿Es necesario que la sociedad entera sea ética, pulcra y moral para que exista justicia? Seria el estado ideal, pues facilitaría su trabajo a los individuos encargados de repartir justicia, sin contar que el número de transgresiones seria mínimo, pero si no es así, igualmente la justicia puede ser impartida con equidad, siempre y cuando el ideal abstracto de la misma sea importante para quienes tienen la responsabilidad de impartirla.

Entonces, el quid del poder judicial esta en los jueces y no en las leyes, pues se supone que las leyes se sancionaron bajo el manto sagrado del ideal humano de justicia.

Como decía Platón haciendo recomendaciones para el establecimiento de La Republica, los jueces deben ser educados de forma especial y lejos de la maldad del mundo, y nunca conocer la maldad por experiencia propia sino ajena.

¿Cuánto jueces venezolanos pueden alardear que sea este su caso?

Technorati : , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: