Sexo, mentiras y grafos

thumb_types_9_lg.jpg

En la misma tónica del post anterior, podemos pensar en el efecto que la difusión por conexiones tiene por ejemplo, en el comportamiento sexual de la población. La revolución sexual de los sesenta y los setenta, tuvo sus repercusiones en la aparición de pandemias (SIDA) que hasta hoy azotan a la humanidad. Venezuela como muchos países en desarrollo, no estuvo (ni esta) exenta de estas repercusiones y seria un ejercicio ameno hacer un modelo de juguete usando la teoría de grafos, de modo de imaginarnos mas claramente las relaciones complejas que se tejen en una sociedad dinámica como la nuestra.

A menudo uno puede hacerse una idea acerca de una organización dibujando una grafico o red, trazando los enlaces profesionales y personales entre sus miembros. Estos individuos y sus organizaciones no son islas, así que podemos ponernos ambiciosos y continuar uniendo mediante gráficos a grupos cada vez más grandes, usando un mayor numero de dimensiones hasta que tengamos a la población entera del país dentro de ellos. Utilicemos la misma técnica para imaginarnos un escenario hipotético que envuelva las relaciones sexuales en la sociedad venezolana de hoy.

Consideremos por ejemplo, el grafo que conecta a dos personas, digamos Petra y Gustavo. Si existe un conjunto de intermediarios de modo tal que Gustavo haya tenido sexo con A, quien a su vez tuvo sexo con B, quien ha tenido sexo con C y así sucesivamente hasta alcanzar a Petra. Luego, si ubicamos a todas las personas que están conectadas las unas con las otras de esta manera en un solo grupo, esta relación divide a todos los venezolanos en grupos no coincidentes de personas.

Existirían por supuesto, los celibatos ubicados en grupos consistentes de una sola persona; un grupo mayoritario de díadas monogamas (ninguno de sus dos miembros tuvo nunca sexo con nadie mas fuera de la díada) o grupos conformados por dos personas. Y en menor proporción, encontraríamos grupos de entre dos y cinco personas. Finalmente, estaría el grueso de la población adulta conformando un masivo grupo. La inmensa mayoría no seria promiscua, sin embargo el tamaño de este último grupo se debería a la estrecha interconexión que ya demostramos anteriormente.

Las reglas no escritas, adicionándose a los arrebatos moralistas que soplan de cuando en cuando, contribuirían a acelerar o retardar la difusión en un esquema como el descrito. Recordemos que ultimadamente, lo que hagamos como individuos es asunto nuestro, pero nunca estaría demás echarle una mirada al comportamiento del conjunto global, después de todo hay mucho en juego.

Technorati : , ,

4 Responses to Sexo, mentiras y grafos

  1. NBV says:

    También dice la teoría de Ramsey que si en un lugar hay seis personas reunidas, entonces: o bien hay tres de ellas que han tenido sexo entre sí (no necesariamente las tres al mismo tiempo) o bien hay tres de ellas que no han tenido sexo entre sí.

  2. Elijah says:

    Esa estadística esta interesante.

  3. NBV says:

    En realidad no es una estadística, sino una consecuencia lógica del principio del casillero, también conocido como principio del palomar: supongamos que hay n casillas de correo y al menos n+1 cartas a ser distribuídas entre las casillas, entonces habrá alguna casilla con más de una carta.

  4. Elijah says:

    A lo que me refería era a que 50% de un grupo de seis personas han tenido sexo entre si o no. Hablando de palomas. Saludos

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: